Historias F5:  Emilio Lezama, responsable de talleres en Factoría F5.

 

¿Quién es Emilio, responsable de Talleres F5?

Hola, mi nombre es Emilio, para los que no me conocen soy un tipo muy inquieto, me considero introvertido pero la verdad es que me encanta comunicar.

He vivido en diversos lugares en mi vida pero soy originario de Honduras, y llevo muchos años viviendo en Barcelona.

Siempre tuve inquietud por el mundo de las tecnologías, utilizándolas para ayudar  a los demás, aprendiendo de mi entorno e intentando hacerme entender dentro del mundo de los lenguajes de la programación.

La tecnología es una herramienta social extraordinaria, por ejemplo, hablas desde una pantalla con tu familia en cualquier momento estando ella en cualquier parte del mundo, ¡eso es flipante! Parece normal, pero es gracias a la tecnología.

 

¿Qué se hace en los Talleres F5?

Hacemos introducción a lenguajes como HTML, CSS, SQL, JS. 

Mediante un trabajo en equipo colaborativo y evolutivo introducimos metodologías ágiles y sus herramientas. Puede ser tu primer contacto con el sector, o puede que no, lo que sí me importa es que sea un entorno seguro en el  que nos equivocamos, probamos, y nos cuestionamos. Así nos damos cuenta en base a nuestra experiencia si nos gusta este mundo o no.

Descubrimos dichas tecnologías mediante retos, en grupo o individualmente, nos reímos mucho y sobre todo aprendemos cosas nuevas desde el descubrimiento, la equivocación y la lógica.

 

¿Qué tipo de perfil tienen las y los asistentes a tus talleres?

Los perfiles de las y los asistentes son muy variados y esto lo agradezco muchísimo, porque enriquece la experiencia y hace que ningún taller sea igual.

Se conectan desde donde pueden, ya sea su teléfono, ordenador o ambos. Al ser online tenemos la posibilidad de tener personas de diferentes países e incluso de continentes distintos.

 

¿Cómo haces los talleres?

Los talleres se hacen desde Zoom. Primeramente resumo lo que hace Factoría F5 (que somos un bootcamp y aprendemos haciendo) y su objetivo (llegar a personas en riesgo de exclusión o que sufran alguna vulnerabilidad). Seguidamente nos presentamos, esta parte suele ser la más divertida.

Luego procedemos al aprendizaje, en grupo e individuales resolviendo retos.

Por último, de manera totalmente opcional, podemos expresar cómo nos hemos sentido durante el taller, que nos gustó o qué cambiaríamos, esto se conoce como retrospectiva, una herramienta de los métodos ágiles.

Personalmente los talleres son lúdicos, divertidos, dónde somos libres de preguntar, de consultar si funciona, si hay bloqueos como desbloquearnos, puro ensayo y error. 

Es tal la cercanía con la gente que se me olvida en absoluto que estamos en lugares distintos, a kilómetros de distancia y comienzo a señalar mi pantalla con mi dedo y las personas estallan a carcajadas porque me ven a mi convencido de que me hago entender. 

Cuando nos presentamos hacemos retos distintos en cada taller, una vez tuvimos que adivinar si era verdad o no que alguien vivió en carne propia un asalto a mano armada.. flipamos todos… no sabremos si es verdad o no, pero compartir anécdotas tan disparatadas mola, nos divertimos aprendiendo.

 

Explícanos un momento algo más desafiante del taller

Los momentos desafiantes o momentos clave del taller creo que suceden cuando entre los propios participantes se buscan errores de escritura y se ayudan a que sus proyectos funcionen. O bien, cuando tras varios minutos de búsqueda escuchas a alguien gritar al fin!, qué chulo! o sólo era una comilla “. Romper prejuicios o estereotipos tipo no puedo porque no hice la uni, no me gustan las mates, eso es de frikis… Sólo puede ser posible cuando lo intentas y lo consigues.

 

¿Cual es tu reto en cada taller?

Siento que aprendo mucho con cada taller, me siento feliz de tener la oportunidad de ayudar pero me gusta mucho más cuando cada participante puede ver que también me pueden corregir, dar ideas, sugerir… Su interacción es lo mejor para que cada taller funcione.

Creo que cada taller tiene mil retos, complejidad, interacción, explicación, duración… Me esfuerzo en que siempre sea ameno, divertido y sobre todo que cada persona pueda sacar provecho de cada sesión, sin importar el nivel previo, la finalidad con la que llegan a los talleres o si repiten.

 

¿Qué le dirías a las personas, por qué venir a los talleres F5?

Me gusta mucho decir que la única manera de aprender a nadar es nadando. Ver a alguien nadar no te garantiza que ya sepas qué sensaciones tendrás en el agua y que lo harás bien a la primera, si es así mejor que mejor.

No somos iguales o sí pero tod@s tenemos puntos de vista diferentes, esto enriquece la experiencia y nos hace crecer.

Si tienes dudas de si te gustará, si quieres descubrir este sector o si quieres repasar eres más que bienvenid@ a romper los códigos con Factoría F5.